Liga MX

Copa Oro y el verdadero interés que tiene la selección mexicana para ir con sus figuras europeas

Tras una humillación por el tema de los “cachirules” y el fracaso en la primera Copa Oro, fue en 1993 cuando se volvió a creer en el equipo tricolor.

Por Luis Aveleyra

Tras una humillación por el tema de los “cachirules” y el fracaso en la primera Copa Oro, fue en 1993 cuando se volvió a creer en el equipo tricolor.
Tras una humillación por el tema de los “cachirules” y el fracaso en la primera Copa Oro, fue en 1993 cuando se volvió a creer en el equipo tricolor.
Síguenos enSíguenos en Google News

La historia de la Selección Mexicana tiene un punto muy significativo entre la afición: el Campeonato de la Copa Oro de 1993. Un título que marcó el renacimiento del cariño por el equipo tricolor después de siete años de olvido, de fracaso y de humillaciones que hundió la imagen de la Femexfut. 

Tras un gran auge en el Mundial de 1986, siendo México el país anfitrión, Hugo Sánchez como su máxima figura y un Estadio Azteca a su máxima capacidad, llegó uno de las más grandes humillaciones cuando se destapó el caso de los “Cachirules”, la revelación de la falsificación de documentos de jugadores de mayor edad para competir en categorías juveniles en 1987. La sanción de la FIFA fue suspender a México de toda competición oficial por 4 años. Eso impidió participar en el Mundial de Italia 90. 

Tras superar el castigo, México estuvo en la Copa de 1991, disputada en California, donde fue eliminado en semifinales ante Estados Unidos y sólo pudo conquistar el 3er lugar ante Costa Rica. Sin embargo, la siguiente edición tuvo a la Ciudad de México como sede alterna y la Final sería en el Estadio Azteca. Una llave cómoda para el Tri con todos sus juegos en casa donde con una de las mejores generaciones en su historia se ganó el cariño de la afición. 

Más de mexicanos por el mundo: Tigres y América preguntaron por él, pero Carlos Vela ya decidió dónde jugará tras dejar LAFC

Figuras como Jorge Campos, Ramón Ramírez, Zague, Luis Miguel Salvador y Claudio Suárez portaban la playera del Tri entrenados por Miguel Mejía Barón. La Selección Mexicana borró del mapa a Martinica, Canadá y empató con Cosa Rica para avanzar a las semifinales para vencer a Jamaica y posteriormente ganar la Gran Final ante Estados Unidos por 4-0 con un golazo de Ignacio Ambriz.

La afición mexicana volvió a celebrar en el Ángel de la Independencia, disputó una gran eliminatoria rumbo al Mundial de Estados Unidos y además de un histórico subcampeonato en la Copa América de ese mismo año. Todos estos motivos dieron paso a la resurrección de la pasión por la Selección Mexicana y el nacimiento del nuevo negocio lucrativo alrededor del Tri y una mercadotécnica como nunca antes se había visto la cual perdura 28 años después.

Más de Liga MX: Boca Juniors se quiere llevar a Roger Martínez y el América le da una bofetada que deja en el piso a los argentinos


Más noticias