Liga MX

La Concacaf y el premio de consuelo que le da a México luego de los incidentes ante Trinidad y Tobago

Se especulaba que el Tricolor podría recibir una sanción, pero ahora La Concacaf anunció que después de analizar la situación del grito homofóbico sí permitirán el ingreso de fans al Cotton Bowl.

Por:  José Francisco Osorio

Luego de las declaraciones de Yon de Luisa en donde dejaba claro que México recibiera una sanción en caso de oírse el tan polémico grito homofóbico. En el encuentro contra Trinidad y Tobago el pasado sábado, los aficionados se hicieron presentes con el grito y la misma Concacaf fue la encargada de informar que México no será castigado. 

Pese a que el organismo está inconforme porque la gente sigue repitiendo el grito homofóbico. Es un hecho que poco más de 80 mil personas podrán darse cita este miércoles para apoyar a la Selección mexicana en San Antonio, Texas y poder presenciar el segundo duelo del Tricolor. 

"Concacaf está extremadamente decepcionada por el lenguaje discriminatorio utilizado por algunos aficionados de México durante su partido de la Copa Oro ante Trinidad y Tobago. El próximo partido entre México y Guatemala se llevará a cabo según lo programado, con la asistencia de aficionados", se lee en el comunicado de la confederación.  

Más contenido de El Futbolero: AMLO rechaza exentar impuestos a la FIFA para el Mundial 2026

Además, explicó que existirán otro tipo de sanciones en caso de reincidencias: “Sobre las recientes publicaciones relacionadas al próximo partido entre México y Guatemala, nos gustaría aclarar que este partido se llevará a cabo según lo programado, con la asistencia de aficionados. Concacaf continuará implementando su campaña antidiscriminación Lo Que Está Mal, Está Mal, y si es necesario, activará sus protocolos que incluyen expulsar a los aficionados que se involucren en comportamientos discriminatorios y suspender el partido”.

Multas impuestas a México

En caso de que se repitan el grito para el encuentro con Guatemala, el riesgo el castigo para el equipo nacional es perder los tres puntos por default ante el mal comportamiento de los fanáticos. Cabe recordar que el conjunto mexicano ya recibió un castigo más severo por esta situación hace unas semanas, cuando se informó que a raíz de la presencia del grito homofóbico en el Preolímpico de Guadalajara, deberían jugar sus primeros partidos de eliminatoria mundialista como locales a puerta cerrada.

Noticias Relacionadas

Más Noticias

Más Noticias