Selección

De ser el primer mexicano en fichar por un grande de Italia, a vender comida para subsistir

El jugador ni si quiera es recordado por su DT en Milán.

El jugador ni si quiera es recordado por su DT en Milán.
El jugador ni si quiera es recordado por su DT en Milán.

En la vida se te presentan obstáculos, sobre todo cuando se trata de futbolistas que por su gran tenacidad y talento destacan. Pedro Pineda, fue un jugador que despuntó muy joven, pero que no tuvo la oportunidad de deslumbrar en el AC Milan, a pesar de ser el primer mexicano en fichar por un equipo del Calcio.

Nacido el 30 de noviembre de 1971 en Ciudad Nezahualcóyotl, desde muy temprana edad deslumbró en las canchas de su barrio y en su adolescencia formó parte de los Halcones de Neza en la Tercera División del fútbol nacional. 

En la década de los 90, Pineda, mientras disputaba el Torneo del Sol, fue visto por el cuerpo técnico de la Selección Mexicana Sub-20. Aquel joven delantero impresionó y en cuestión de semanas, ya estaba disputando el Mundial Juvenil de Portugal 1991.

Por sus tempranos logros y una corta pero sobresaliente trayectoria, el jugador mexicano fue fichado por el AC Milan en 1991. Desafortunadamente, competía con estrellas de calibre mundial como Marco Van Basten y Ruud Gullit. Pedro no pudo debutar en la Serie A e incluso el técnico del aquel entonces conjunto 'Rossonero', Arrigo Sacchi, señaló en 2019 no recordar al futbolista mexicano.

Un giro radical 

Volvió a México y probó en varios equipos, pasó por Guadalajara, América, Necaxa o Cruz Azul, fueron algunos de los clubes donde el jugador probó, pero no resultó. Actualmente, se sabe que el exfutbolista atiende un restaurante en el centro de la CDMX. Sin dudas, una historia que nos demuestra que muchas veces el dinero vale más que el talento. 

Más noticias